Jalear el genocidio

21-04-2008

Israel se prepara para celebrar el sesenta aniversario de
su nacimiento, seis décadas de destrucción para los palestinos
Khaled Amayreh, Al-Ahram Weekly

Traducido del inglés por Beatriz Morales Bastos

Israel está planeando celebrar su sesenta aniversario el 18 de mayo
de 2008 con una fanfarria espectacular y toda una plétora de
destacados eventos.

Según la página web del gobierno israelí Israelfestival.com, el
festival incluirá “diversiones sin fin, [un] desfile de modelos,
venta de diferentes comidas étnicas, bailes folclóricos israelíes,
arte y artesanía, pabellones y exhibiciones de arte de la cultura y
la herencia judía e israelí”.

Se espera que el acto de central de la ceremonia se celebre en
Jerusalén oeste y que acudan a él tanto dirigentes políticos y
militares israelíes como dignatarios extranjeros. Entre los que se
espera que acudan están el presidente estadounidense George W Bush,
el presidente francés Nicolas Sarkozy y la canciller alemana Angela
Merkel.

Los medios de comunicación y las ONG israelíes ya han empezad en
serio o las celebraciones. Por ejemplo, la televisión israelí ha
empezado a emitir una nueva serie llamada Shishim (que significa
“sesenta”), que es una retrospectiva de las seis décadas desde la
creación de Israel en mayo de 1948. La serie, que se empezó a emitir
el 31 de marzo, está dividida en seis episodios, cada uno de ellos
dedicado a una de las décadas que sucedieron a la creación del
Estado.

Israel espera que estas fastuosas celebraciones sirvan para promover
Israel y para mejorar su cuestionado prestigio en el exterior. “Es
una oportunidad para celebrar nuestros logros, nuestros éxitos y
nuestro ser nacional”, se enorgulleció la ministra de Exteriores
israelí Tzipi Livni, quien todavía no había nacido en 1948.

Desde el punto de vista sionista, la historia de Israel es una
historia de éxitos. Israel es hoy una reconocida potencia política y
militar, aún cuando su poder se base en el patrocinio de entidades
extranjeras. Con apenas siete millones de habitantes, incluyendo el
casi millón y medio de no-judíos (la mayoría de ellos palestinos),
Israel dirige más o menos la política y las políticas de la única
superpotencia del mundo, Estados Unidos, gracias fundamentalmente a
los poderosos lobbies judíos de Washington.

El poder del lobby judío explica sobradamente la enormidad del apoyo
financiero y militar estadounidense a Israel, que se cuantifica en
cientos de miles de millones de dólares. De no haber existido este
casi ilimitado apoyo financiero, económico, tecnológico, político y
militar, Israel nunca habría sido capaz de sobrevivir, especialmente
dadas sus tácticas depredadoras.

Israel, que ha estado organizando una virulenta campaña contra Irán
por su adquisición de tecnología nuclear, es una potencia nuclear del
mismo nivel que otras potencias nucleares establecidas y su
supremacía militar — al menos hasta verano de 2006 – ha recorrido la
mayor parte de Oriente Próximo, desde Turquía a Irán y desde el norte
hasta el centro de África.

Económicamente, Israel también es una superpotencia económica con un
PNB que se acerca a los 0.5 trillones de dólares. De hecho, Israel es
uno de los pocos Estados pioneros en el campo de la electrónica y en
el del desarrollo de nuevas generaciones de medicina, y las
farmacéuticas israelíes se reparten un mercado mundial que llega a
los miles de millones de dólares.

A pesar de todos estos éxitos y logros, Israel sigue siendo un Estado
basado en el racismo, el apartheid y la criminalidad contra el pueblo
palestino, de cuya tierra se apoderó y a quien hasta el día de hoy
está tratando eliminar. Por supuesto, no lo ha conseguido. Los
palestinos permanecen, como entidad humana y como entidad nacional.

Para lograr sus objetivos, Israel trata de apoderarse como sea de la
mayor cantidad posible de tierra palestina manteniendo en ella a la
menor cantidad posible de palestinos. Las políticas y tácticas
empleadas por Israel para lograr su objetivo son tanto directas como
insidiosas y suponen una limpieza étnica y un crimen internacional de
genocidio. Israel ha institucionalizado el racismo, ha arrasado con
buldózeres cientos de pueblos y ciudades palestinas, ha confiscado
con todo descaro tierras y propiedades palestinas, incluyendo casa
privadas, y recientemente está construyendo el llamado “Muro de
separación” en Cisjordania cuyo objetivo principal es anexionarse la
mayor cantidad posible de tierra palestina.

Lo más importante de todo esto, Israel ha perfeccionado el terrorismo
generalizado auspiciado por el Estado, una política deliberada que
tiene por objetivo hacer la vida a los palestinos lo más insoportable
posible con el objetivo último de forzarlos a abandonar tanto sus
casas como sus tierras. Esto se hace a plena luz del día y ante los
ojos de las principales potencias mundiales, como Estados Unidos, la
Unión Europea, Rusia y China, que o bien permanecen callados o bien
pronuncian unas escuetas palabras inocuas acerca de la necesidad de
adherirse a un proceso de paz que tiene forma pero muy poca
sustancia.

Hoy, mientras Israel se prepara para celebrar su sesenta aniversario,
el robo generalizado de tierra palestina en Cisjordania,
especialmente en Jerusalén este y sus alrededores, continúa
imparable. Aunque parezca increíble, el pueblo palestino ha
sobrevivido. Es más, la resistencia palestina a la opresión israelí
es legendaria – un rasgo que sigue desconcertando y frustrando a los
estrategas israelíes. Quizá es esta resistencia lo que está animando
a influyentes dirigentes políticos, militares y religiosos israelíes
a hacer abiertamente un llamamiento al genocidio de los palestinos.

Recientemente, el vice-ministro de Defensa israelí Matan Vilnai
amenazó con “infligir un holocausto mayor” a los palestinos. De forma
similar, un número cada vez mayor de rabinos vinculados a los dos
mayores sectores religiosos de Israel, el sector religioso
ultra-ortodoxo Haredi y el sector religioso nacional sionista, emiten
un edicto tras otro permitiendo a los soldados israelíes matar a
voluntad civiles palestinos, niños incluidos, basándose en que en
guerra toda la población enemiga puede ser tratada como combatiente,
niños incluidos.

Se podría imaginar que esto es una exageración, pero no lo es.
Recientemente el rabino Yisrael Rosen, director del Instituto Tsomet,
un seminario religioso al que acuden los colonos israelíes de
Cisjordania, declaró: “Hay que matar a todos los palestinos, hombres,
mujeres y niños; incluso a sus animales”. Y hace poco el rabino jefe
de la ciudad de Safad, Shmuel Eliyahu, urgió al Estado y al ejército
a colgar a los hijos del combatiente palestino que el mes pasado
atacó el Centro Merkaz Haarav, dirigido por colonos judíos en
Jerusalén este, y mató a ocho estudiantes talmúdicos y cadetes
militares en represalia por el asesinato por parte del ejército
israelí de más de 130 palestinos, la mayoría de ellos civiles
inocentes, en Gaza.

El rapidísimo crecimiento del fascismo no afecta sólo al sector
religioso. El pasado mes de marzo los medios de comunicación
israelíes citaban la amenaza de los miembros de Knesset y de
ex-miembros del gobierno de ampliar las leyes discriminatorias contra
los no-judíos según un modelo que recuerda a las leyes de Nuremberg
aprobadas por la Alemania nazi. Según se informó, un miembro del
Knesset dijo a su colega árabe: “Llegará el día en que os echaremos
de esta casa”.

Estos ejemplos no asombran a nadie en un país en el que algunos
rabinos, como David Batsri, enseñan abiertamente que los no-judíos
son animales y asnos. Una reciente encuesta de opinión publicada esta
semana muestra que el 75% de los israelíes apoyan la limpieza étnica
de los árabes de la Palestina del Mandato — Israel propiamente dicho
y los territorios palestinos ocupados de Cisjordania, Jerusalén este
y Gaza. Como es comprensible, la encuesta suscitó airadas reacciones
en la comunidad árabe israelí. Jamal Zahalqa, miembro árabe israelí
del Knesset, sugirió que se está tratando a los árabes de la misma
manera que se trató a los judíos durante el Tercer Reich antes de la
Segunda Guerra Mundial.

“El odioso olor del racismo y del fascismo se percibe en todos los
rincones de este país. Ustedes tiene que saber que nosotros no
vinimos a Israel desde otra parte … Al contrario, fue Israel quien
nos invadió. Nosotros somos la población originaria de esta tierra y
nuestra legitimidad proviene de nuestra pertenencia a esta tierra, no
de tener la ciudadanía israelí”, afirmó.

Zahalqa describió la encuesta como “otra muestra más que pone de
relieve el galopante crecimiento del racismo y del fascismo en Israel
a consecuencia de las actuales oleadas de odio contra toda persona y
toda cosa árabe”.

Los temores de Zahalqa y de otros árabes israelíes son reales. Hace
poco, cientos de residentes árabes de Jaffa, Lod y Ramleh tomaron las
calles para protestar contra la planificada expulsión, por parte del
Estado, de la ciudad de Jaffa de miles de árabes residentes ahí. Las
autoridades han emitido órdenes judiciales de evacuación y de
destrucción de miles de casas bajo la acusación de infligir las
regulaciones referentes a la edificación. El Estado también afirma
que “las familias [han] perdido el derecho a seguir viviendo en sus
casas ya que éstas pertenecían a sus padres … ”

“Estamos aquí y no nos iremos. Viviremos en esta tierra o moriremos
en ella. No dejaremos que toquéis nuestras tierra o nuestros santos
lugares”, afirmó el jeque Raed Salah, dirigente del movimiento árabe
en Israel. “Todas vuestras leyes pertenece al cubo de la basura. No
os tememos. Seguiremos viviendo en nuestra tierra”, añadió.

El año pasado Richard Falk, un reconocido judío estadounidense
profesor de derecho y práctica internacional, escribió un articulo
titulado “Nos arrastramos hacia un holocausto palestino”*, en el que
advertía que Israel se está encaminando a la consumación de un
holocausto contra los palestinos. “¿Es una exageración irresponsable
si se asocia el trato dado a los palestinos con este historial
criminal nazi de atrocidad colectiva? Pienso que no”, afirmó Falk.

Para justificar la analogía entre los nazis e Israel Falk argumentaba
que los acontecimientos de Gaza (el bloqueo contra su población
calculada en un millón y medio de habitantes) eran especialmente
alarmantes porque expresaban vívidamente una intención deliberada por
parte de Israel y de quienes lo apoyan de someter a toda una
comunidad a unas condiciones extremadamente crueles que ponían en
peligro su vida. “La sugerencia de que este modelo de conducta es un
preparación-de-holocausto representa un llamado bastante desesperado
a los gobiernos del mundo y a la opinión pública internacional para
que actúen urgentemente para impedir que estas actuales tendencias
genocidas culminen en una tragedia colectiva”, escribió Falk.

En resumen, desde el punto de vista del fascismo, Israel tiene mucho
que celebrar en términos de logros políticos y militares. Pero en
términos de justicia, moralidad y humanidad, uno lucha para que se
llama por su nombre a un país que está en la superficie de la tierra
y que de una forma tan descarada practica la opresión y el racismo.
Como tal, en su sesenta aniversario Israel sigue siendo lo que era
cuando nació hace seis décadas: un Estado construido sobre sangre,
asesinatos, robos y mentiras.

¿Tiene Israel intención de cambiar sus costumbres? No teman, puede
que digan los dirigentes israelíes. Es decir, a menos que usted sea
palestino.

* N. de la T.: Se puede leer su traducción al castellano en
http://www.rebelion.org/noticia.php?id=53148

Enlace con el original: http://weekly.ahram.org.eg/2008/893/re62.htm

Advertisements

Leave a comment

Filed under Uncategorized

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s